lunes, 10 de octubre de 2011

A Scorsese le quedó grande la figura de George Harrison


Tres años de producción para el documental sobre el artista “Living in a material world” fue mucho para tan poco.

Atención SPOILER.

Sí, tres largos años de pre y post producción le tomaron a Martin Scorsese liberar el prometido documental sobre la vida y obra de George Harrison. Tres años que al parecer no justificaron en mucho el resultado de su trabajo. El Beatle místico volvió a ocultarse.



Debimos sospechar siempre sobre el hecho de que no fuera un trabajo para el cine y sólo viera la luz a través de la señal norteamericana de televisión por cable de HBO. Algo no cerraba bien.
Sólo por ser una cinta de Scorsese, pienso, logró el privilegio de ser invitada al festival internacional de cine de San Sebastián. Su estreno, con la plana mayor Beatle en pleno –Paul y Nancy, Ringo y Bárbara, Yoko Ono y Olivia Arias- prometía un material de calidad, en honor y juicio a la increíble personalidad del músico inglés y a los galardones de su director, pero el misticismo y la profundidad del pensamiento de George Harrison no aparecen más que sugeridas en las casi 3 horas y media de rodaje, divididas en 2 partes para la T.V. definitivamente no era lo que todos esperábamos.

Más de lo mismo

La primera parte, es totalmente prescindible. Prácticamente es la historia ‘Beatle’ de George, con material 99,9% visto en la antología de los Beatles y otros documentales de fácil requerimiento. Un par de imágenes del archivo personal generan la diferencia, sin embargo la novedad del material es residual sobre la historia, a estas alturas, archiconocida.

Llama la atención la aparición de Klaus Voorman (músico y responsable del dibujo de la carátula de Revolver) y Astrid Kircherr (fotógrafa y responsable del look temprano Beatle), amigos de la banda y muy cercanos a Harrison que dan más datos sabrosos sobre John Lennon y sus experiencias en Hamburgo que sobre el homenajeado. Si no tenemos la referencia de que es un documental sobre George Harrison, la primera parte sería otro gesto, de tantos que ya existen, sobre el fenómeno de la Beatlemanía.

Entre nosotros, Si vieron la antología de los Beatles vayan directo a la segunda parte.

Hablan los protagonistas

A estas alturas el documental ofrece algo más de valor. No obstante son tres o cuatro anécdotas que sostienen casi 2 horas de documento.
La más importante: la reafirmación del triángulo amoroso Harrison, Boyd, Clapton, contado por los protagonistas, “Si la quieres, llévatela” le habría dicho George a Eric Clapton sin por eso arruinar su cercana amistad. La ex de Harrison –Pattie Boyd- no duda en aclarar que hacía ya un rato que “George no estaba en el mundo material” y por eso no le costaba deshacerse de todo, “Él o yo” le habría dicho Harrison en una fiesta y con total serenidad al advertir lo evidente de la relación entre Pattie y Eric. El matrimonio terminó en 1974, para esa fecha Boyd y Clapton ya sabían que su vida estaba unida de manera permanente y la amistad de los guitarristas también.

Otro elemento destacable es la historia que cuenta el comediante de Monty Python, Eric Idle, a propósito de la hipoteca que Harrison levantó sobre su propia casa para poder financiar la película ‘Life of Brian’ que EMI rechazó a costear por tener un guión demasiado polémico para la iglesia “fue la entrada más cara que alguien haya pagado por ver una película” señaló el actor. Harrison fundó en 1978 Handmade Films para darle salida a trabajos que no contaban con el apoyo de la gran industria cinematográfica, el resto es historia.

No por ser un hombre muy dedicado a sus creencias George se alejó de las bondades del mundo material. Fanático de las fiestas y amigo de los amigos según Olivia, el Beatle silencioso no era tan silencioso “A él le gustaban mucho las mujeres y ellas gustaban mucho de él” recuerda su viuda. Uno de los talentos de George era que “podía seducir a una mujer con tan solo dos palabras” situación que provocó altibajos en la pareja pero que el amor verdadero siempre pudo reparar. No se pone de manifiesto ningún caso de infidelidad, sin embargo la piedra queda lanzada.

El relato de Olivia Arias el día en que Harrison fue apuñalado por un loco en su mansión de Friar Park, en 1999, reafirma la condición mística del ex – Beatle que tomó el atentado como una ratificación de que su vida en el ‘mundo material’ ya estaba terminada. La visión era reforzada por la forma en que el joven desquiciado usó la lanza de una estatua de San Miguel arcángel, que estaba en la sala de los Harrison, para apuñalar al músico. Estas señales pusieron en alerta a Olivia respecto de las palabras de su marido. A mediados de los 90 fue diagnosticado de cáncer de pulmón y boca y para la fecha del atentado su situación de salud estaba relativamente controlada.

El año 2001 el cáncer volvió a presentarse en la vida de George y esta vez para siempre, la metástasis en el pulmón había alcanzado el cerebro, el tiempo era escaso. Su viuda recuerda como la habitación se llenó de luz el día que su marido dejó este mundo “El brillo era tan intenso que no se necesitaba de nada para iluminar el lugar”. George pasó a una mejor vida con la misma intensidad con que vivió la presente.

Mención aparte es el relato de Ringo Starr, casi al final de la película. El baterista viajaba de Boston a Suiza –país donde el guitarrista decidió vivir sus últimos días- ya que su hija, Lee Starkey, sufría de un tumor cerebral justo en las fechas en que Harrison vivía sus últimas horas. George al enterarse de lo que le sucedía a la hija de Ringo y sabiendo que Starr debía viajar rápidamente de regreso a los EE.UU. le preguntó - con ese sentido del humor impecable que tenía- “¿Quieres llevarme contigo a Boston?”. Esas fueron las últimas palabras que Starr oyó de su gran amigo, su ‘hermano menor’ como siempre lo llamaba.

El resto, son anécdotas simpáticas pero que no hacen más que apuntar hacia elementos muy conocidos de la vida y las aficiones del artista. Su amor por el cine, los autos, los amigos, algunos entretelones de las sesiones de grabación de los Travelling Wilburys (Mega banda integrada por George Harrison, Jeff Lynne, Jim Keltner, Roy Orbison, Bob Dylan y Tom Petty), su pasión por el ukelele y otros aliños de escasa novedad y dudosa relevancia.

Un mito intacto

Si George era el Beatle ‘silencioso’, el mito no lo rompió Scorsese, por el contrario, se mantiene distante e intocable. Quizás para el público general es un buen documento; para el ‘conocedor’ es un trabajo mediocre, no de mala calidad, pero sí de escasa profundidad; para la fanaticada, otro documento para atesorar. La longitud de la obra y la gran expectativa previa a su debut en la pantalla chica, no se condice con los pocos elementos novedosos a disposición del telespectador. Desde el punto de vista cinematográfico un buen material más no original ya que su estructura es la clásica de documental televisivo, muy al estilo de Scorsese.

Definitivamente George sigue estando presente en el otro mundo y dejando muy pocas señas en el ‘mundo material’ para quienes amamos su obra.

Hare Krishna.

2 comentarios:

  1. Este documental se quedo corto con lo que vimos sobretodo la primera parte fue una continuación del Anthology de Los Beatles ,en la segunda parte esta centrado en un principio en la carrera de George pero el documental decae cuando se empieza a centrar en los Monty Phyton y en la producción de películas , la pasión por la Fórmula 1 de Harrison y su lado espiritual; si Scorcese dice ser muy fan de George debió analizar la carrera solista de él omitió álbumes importantes dentro de la carrera de George como 33 and 1/3, George Harrison, Somewhere in England, Gone Troppo y el excelente Cloud Nine que fue ignorado en este documental, igual la gira por Japón en 1991 con la banda de Clapton, su único concierto en el Royal Albert Hall en Inglaterra en 1992, sus contribuciones con otros músicos,su última aparición de 1997 con Ravi Shankar promocionando el álbum Chants of India y para sorpresa del público presente Harrison toco 3 canciones : All Things Must Pass,la entonces inédita Any Road y la canción de los Traveling Wilburys If you belong to me. Una pena pero el documental de Scorsese se le quedaron muchas cosas en el olvido. Excelente blog felicitaciones.
    Saludos
    Piero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado seguro y conservador el trabajo de Scorsese. Una pena ya que como bien apuntas hay material importante para hacer varios documentales.
      Saludos.

      Eliminar

a continuación expláyese y argumente con cierto grado de lucidez...